Literatura y suicidio

Letras & Poesía

Pintura: Ofelia, por John Everett Millais.

Siempre llevé conmigo una atracción ineludible por literatos provenientes de las situaciones más adversas, poetas malditos, incomprendidos, envueltos en fatales disputas de sus propias conciencias, en trampas diseñadas, como la composición de un poema, por las querellas de sus intelectos. Por alguna razón siempre busqué indagar en lo más profundo del sufrimiento humano, disfrazado con palabras, versos, metáforas; aunque quisiese evitarlo, pensar más en Whitman, no dejarme atrapar por la tentación de lo abismal, aun así, todo me lleva siempre al mismo principio. Por eso no pude evitar sentir estupor, aunque un poco lo sabía, cuando me percaté de que mis tres escritoras predilectas: Virginia, Alfonsina y Alejandra, mis mujeres preferidas de toda la historia, habían tenido su fin quitándose la vida. Por razones diversas, que sólo ellas supieron, aunque se diga que fue la esquizofrenia, el cáncer, o simplemente la desgracia, nadie…

Ver o post original 408 mais palavras

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s