Cuento: La Inteligencia electrodoméstica.

El Destrio

La lavadora empezó a sonar de forma muy rara. Tras atacarla armado con destornilladores, pegamentos y esa dosis de lógica que hace las veces de manual de instrucciones, descubrí que la bomba no funcionaba y por tanto la lavadora no podía deshacerse del agua por si misma.

Y como el caso es que había mucho que lavar, me tocó a mí hacer de bomba: quitar o poner la tapa del filtro para que saliera el agua cada vez que el aparato me lo pedía, según su ritmo inflexible de aclarado, lavado, centrifugado y vuelta a empezar.

¿Vuelta? ¡Muchas vueltas! Fueron minutos que parecían horas sentado en un taburete sin más que hacer que mirar los giros del tambor, y vuelta que daba ella, vuelta que le daba yo al coco.

Quita tapón, agua va, chasquido del programador, pon tapón, agua viene, y así una y otra vez, atento a sus…

Ver o post original 481 mais palavras

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s