MITOS DE LA ECONOMÍA VENEZOLANA (II/III) (VERSIÓN ILUSTRADA)

Blog de Martorano en WordPress.

Por Pasqualina Curcio
Un día de agosto abandonaron las casas muertas. Olegario había contratado el camión en San Juan y el vehículo se hallaba estacionado a la puerta de “La Espuela de Plata” desde la noche anterior. Lo manejaba su propietario, un negro trinitario de nombre Rupert, que también marchaba a Oriente en busca del petróleo.
Miguel Otero Silva. Casas Muertas
De generación en generación hemos leído y escuchado que los venezolanos vivimos, todos, absolutamente todos, de la renta petrolera y por lo tanto, que no trabajamos, que somos unos flojos. Esta leyenda forma parte de la narrativa venezolana, latinoamericana e incluso universal. Concluyen estas historias con frases como la siguiente: “por eso es que el venezolano nunca saldrá de la pobreza, mucho menos del subdesarrollo, no está acostumbrado a trabajar”.
Se trata de un cuento más, y como muchos de los cuentos latinoamericanos, este está repleto de realismo…

Ver o post original 2.677 mais palavras

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s